Es difícil creer que alguna persona en su sano juicio elija algún sitio asolando por algún desastre de cualquier naturaleza, terribles establecimientos que hace décadas funcionaron como campos de exterminio, prisiones con historias de terribles reclusos o lugares donde sucedió algún asesinato celebre, sin embargo los campos de concentración de Auschwitz, el memorial al atentado de las Torres Gemelas en Nueva York o el lugar exacto donde asesinaron a Gianni Versace son frecuentados a diario por centenares de personas que encuentras fascinante el turismo oscuro, pero, ¿Qué es exactamente?

Tanatoturismo, también conocido como turismo oscuro o turismo negro, se refiere a un tipo muy especial de turismo que ha tomado mucho auge en las últimas décadas. El termino turismo oscuro o dark tourism fue usado por primera vez en Escocia para el año de 1996 para definir cualquier práctica de turismo o esparcimiento en lugares que se relaciones con hechos trágicos, de sufrimiento, desastre o violencia, también se vincula con el nombre tanatoturismo que alude Tanátos, un ser de la mitología griega encargado de la muerte. Trata de la afición de las personas a lo desconocido y oculto.

Sin embargo, existe una delgada línea entre el gusto por experiencias de este tipo (morbo) y la búsqueda personal de preservar la memoria histórica y reconocer de manera respetuosa las grandes tragedias del mundo, ya que se tiende a confundir entre estas dos maneras de hacer turismo. La motivación que puede llevar a una persona a visitas de este tipo son muy diversas, cuestión de gustos, y es que al rededor del mundo se pueden encontrar infinidad de sitios donde se puede vivir este tipo de travesías asociadas con la muerte, se puede pensar que el turismo bélico, los desastres naturales el patrimonio ligado a las prisiones al esclavismo al terrorismo, destinos peligrosos, cementerios, lugares que esconden grandes misterios o leyendas, sitios donde se llevaron a cabo luchas de gladiadores en la época romana.

Según muchas personas que practican frecuentemente este tipo de turismo uno de los atractivos más resaltantes que encuentran es la posibilidad de viajar o conocer un lugar que podría ser peligroso, pero en un entorno y condiciones seguras, cómo visitar Chernobyl por ejemplo, donde además del interés histórico del lugar la experiencia brinda la oportunidad de adentrarse donde hay un peligro controlado como los factores de radiación. El miedo entonces responde a la necesidad del turista de vivir en el mínimo tiempo posible una experiencia única, impactante y estimulante; obviamente la nueva tendencia en turismo tiene énfasis en la experiencia de lo sensorial.

Por eso internet se ha llenado de sitios que podemos visitar si queremos huir de lo clásico, con una simple búsqueda podemos encontrar diferentes páginas y agencias que se dedican a recopilar y promocionar innumerables sitios donde se promete obtener experiencias fuertes e inolvidables de este tipo al rededor del mundo garantizando claramente la seguridad del viajero, se encuentran también paquetes donde se incluyen todo lo relacionado al viaje, desde vuelos, alojamiento, comida y por supuesto tours a los destinos deseados, este es el inicio del interés que ha sido detectado rápidamente como algo rentable inclusive por gobiernos, entidades públicas y privadas que gastan cada vez más en promocionar sus emplazamientos más oscuros.

En Malasia por ejemplo, el gobierno gastó sólo en 2016 más de 10.000.000 € en un plan nacional orientado a mantener en su territorio lugares de turismo de este tipo, y desde ese punto de vista el turismo oscuro puede incluso llegar a ser beneficioso para el territorio donde se realice, está claro que en el perfil del turista oscuro existe un cruce entre el turista cultural, de patrimonio y el turista experimental, experiencial y de aventura y está claro, también que es una tendencia en auge.