Una rosca se diferencia por tener una superficie con una hendidura helicoidal cilíndrica en su parte interna o externa. Según los tipos de aplicaciones de roscas pueden tener una forma de un espiral cónico o cono truncado.

El propósito de una rosca es poder insertar otro elemento en su interior, tales como tornillos, tubos, pernos, etc, y con una rosca igual o similar.

Deslizándola con un movimiento circular, con la finalidad de unir las dos piezas para asegurarlas, en algunos casos para evitar fugas de fluidos (gases, aceites, agua, entre otros).

El roscado sencillamente es el lugar donde se unen las piezas entre si, cumpliendo con la función específica con la que se diseñaron. El roscado se puede realizar con maquinas o herramientas manuales (taladros, fresadoras y tornos).

Partes de la rosca

Los elementos que componen la rosca son los siguientes:

Hilo o filete: Es la parte que sobresale del surco, el número de hilos por pulgada, determina el número de paso de la rosca, su valor se determina dividiendo 1 por la cantidad de hilos y se expresa en pulgadas.

Raíz o fondo: Se refiere a la parte más baja de la rosca.

Cresta: Se refiere a la parte más alta o sobresaliente de la rosca.

La distancia que existe desde la raíz hasta la cresta medida de manera perpendicular al eje, es lo que se denomina profundidad de las roscas.

 Tipos de Roscas

En general existen dos tipos de roscas, que son las roscas cónicas y las roscas cilíndricas. Igualmente, existe una clasifican de acuerdo al sitio en donde se realizan, interiores para las tuercas y exteriores para los tornillos.

También, se pueden diferenciar por el número de hilos o filetes y que van desde una entrada hasta varias entradas.

Otra forma de clasificar las roscas es según el sentido de avance o como se realiza el surco, encontrándonos roscas a derechas que son las que se atornillan en el sentido de las agujas del reloj y las roscas a izquierdas que se atornillan en el sentido contrario a las agujas del reloj.

Además tenemos las roscas según el número de hilos o filetes que se tallan al mismo tiempo (uno, dos o más surcos). En este sentido tenemos la rosca sencilla, doble, triple, etc. Siendo la más empleada la rosca sencilla.

Adicionalmente, existe una clasificación mucho más detallada según la forma, el paso y otras características.

Roscas de paso Grueso: Así como indica su nombre, en este tipo de rosca la distancia entre los hilos o filetes es amplia. Debido a esto se utiliza donde no se requiere mayor precisión en lo que respeta a la unión de las piezas.

Roscas de paso fino: En este tipo de rosca la distancia entre los hilos o filetes es pequeña. Lo cual permite mayor solidez en la unión de las piezas. Se utiliza sobre todo en los trabajos mecánicos y en general en la industria automotriz y aeronáutica.

Roscas de paso Extrafino: Al igual que la anterior la distancia entre los hilos o filetes es mucho más pequeña, generando mayor precisión en la unión de las piezas.

Utilizada para la mayormente cuando se requiere unir elementos a paredes muy delgadas o cuando se necesite un numero grande de hilos o filetes en longitudes cortas.

Roscas de paso de ocho hilos: Se trata de una rosca que consiste en ocho hilos o filetes por pulgadas y van desde una a seis pulgadas.

Son las roscas indicadas para ser utilizadas en tuberías de gas y otros fluidos, ya que resisten mayor presión evitando las fugas de líquidos y gases.