Las redes WiFi forman parte del día, son cada vez más utilizadas gracias a su funcionalidad y simpleza de uso, permitiendo la conexión de forma rápida de diversos dispositivos, ahorrando tiempo y esfuerzo en tareas que anteriormente necesitaban de un cableado. Ahora bien, la evolución de esta tecnología ha sido cada vez más rápida, dando conectividad más estable y mayor velocidad en la transferencia de datos, además, la transmisión de información mediante esta red es sostenida y continua, haciendo que la seguridad sea fundamental para garantizar la privacidad de lo que se transmite por este medio, por ello, los métodos de cifrado también han mostrado desarrollo para potenciar su seguridad y hacerlo más confiable para los usuarios.

Comenzando con la seguridad

Para comenzar, el primer método de cifrado que se empleó para redes WiFi fue el WEP, con este, se tenía la intención de imitar los niveles de seguridad que ofrecían los sistemas cableados, comenzó a ser usado por la WiFi Alliance en 1999, en su momento, fue útil, hasta que se declaró como vulnerable al conseguir ciertas fallas de seguridad en este. Su uso se prolongó por 5 años, hasta que en 2004 la WiFi Alliance lo abandonó oficialmente, dentro de sus desventajas, además, de la vulnerabilidad, se encuentra la difícil configuración que requiere, resultando complicado para los usuarios más inexpertos en la materia de las conexiones.

Entonces, al dejar de lado el WEP como método de cifrado, se tomó WPA. Este resultó ser el reemplazo ideal para el WEP, con un sistema de cifrado mejorado y avances sustanciales respecto al WEP fue empleado por los fabricantes, sin embargo, después de distintas pruebas de uso y un tiempo prudente en el mercado, se demostró que también era vulnerable y la confianza en este se redujo drásticamente.

¿Cómo surge?

Posteriormente, surgió el WPA2 como método de cifrado, la gran mejora fue la implementación del Advanced Encryption Standard, un sistema de cifrado aprobado por el gobierno de Estados Unidos para proteger datos considerados como secretos. Actualmente, las pruebas e investigaciones sobre este sistema continúan en proceso, dando como resultado la detección de vulnerabilidades muy precisas que surgen a partir del acceso desde otra red WiFi segura, sin embargo, estos son riesgos que se aumentan en redes más grandes, a nivel doméstica este problema es prácticamente nulo. En todo caso, la mejor forma de proteger su red es con WPA2 + AES, este es el sistema ideal para mantener la privacidad en todo momento, el problema con este cifrado puede presentarse gracias a las exigencias de hardware que tiene, las cuales son realmente altas.

Actualmente, se encuentra en desarrollo el sistema WPA3 y aseguran que su lanzamiento será muy pronto, este tendrá mejores características de seguridad que su antecesor, es decir, el WPA2. Se han usado las vulnerabilidades del WPA2 para fortalecer la protección con el WPA3, aprendiendo de la forma en que se puede robar datos para blindarlo ante todos los métodos conocidos actualmente. Aunque se necesita un proceso largo para asegurar que todos los dispositivos soporten este sistema cifrado, se espera que la transición sea rápida, brindando mejores sistemas de seguridad para los usuarios.

En definitiva, los sistemas de cifrado de las redes WiFi suelen ser muy efectivos a nivel doméstico, algunos presentan vulnerabilidades que han sido mitigadas en las versiones más recientes, por ello, se debe usar la versión más actualizada cuando se trata de sistemas de cifrado.