Una tuerca se puede describir como un elemento que dispone de un orificio con una rosca, en dicho orificio se puede insertar tornillos de forma fija o deslizarse a través de ella.

La tuerca tiene por objetivo sujetar y fijar partes de elementos desmontables, en oportunidades se agrega una arandela para mejorar el cierre de las uniones. Se fabrican principalmente de acero inoxidable, cincado y latón.

En lo que se refiere a su altura, debemos tener en cuenta que se hace en relación al diámetro de la rosca. Básicamente, se clasifican en estándar y rebajadas (principalmente utilizadas como contratuerca en sistemas de seguridad).

Características de las tuercas

Las tuercas se clasifican básicamente por 4 características para su identificación:

El Nº de caras: Se refiere a la cantidad de lados que tiene las tuercas, suelen tener 6 caras (tuerca hexagonal), 4 caras (tuerca cuadrada)

El grosor: Se refiere a la longitud de la tuerca

El diámetro: Se refiere al diámetro del tornillo el cual puede ser enroscado en ella.

El tipo de rosca: Se refiere al perfil que tiene la rosca y que debe coincidir con el diámetro del tornillo al cual se acopla.

Tipos de tuercas

Las tuercas más utilizadas en el mundo del bricolaje, son las denominadas tuercas de apriete. Son las que específicamente tienen la función de ajustar o apretar tornillos y solo se necesitan herramientas de apriete o a veces las propias manos para su enrosque.

Tuerca Hexagonal: Es la tuerca más utilizada habitualmente, como su nombre lo indica, su forma es hexagonal para facilitar su enrosque con diferentes tipos de herramientas.

Se puede utilizar indistintamente por cualquiera de sus orificios y su uso es muy básico, sirve para apretar tornillos o varillas roscadas.

Tuerca Hexagonal con Brida: Este tipo de tuercas posee una forma que sobresale en la parte donde hace contacto con la pieza a unir, cumpliendo las funciones de la arandela. En este caso no es necesario utilizar arandelas de soporte.

Tuerca Hexagonal Cuadrada: Es la tuerca más utilizada en los trabajos de carpintería y en trabajos que requieran frecuentes montajes y desmontajes.

Para su uso es necesario realizar un orificio en la superficie a unir para encastrar la tuerca y así la misma se ajustará permaneciendo sin moverse mientras se aprieta el tornillo. Todo esto sin necesidad de utilizar una llave adicional para que no gire la tuerca.

Tuerca Mariposa: Dada su forma tan peculiar la tuerca mariposa es la más conocida, tiene dos orejas que sobresalen de las estructura de la tuerca.

Dicha forma se relaciona con la necesidad de apretar y aflojar la tuerca con la mano fácilmente.

En esta categoría también se incluyen las tuercas de cáncamo (anillo de metal). A pesar de que a ellas se pueden apretar más que las tipo mariposa ya que además de utilizar la mano se pueden apretar pasando una varilla por el cáncamo (anillo de metal) en modo de palanca.

Tuerca Ciega: Es aquella tuerca que presenta un orificio solo para la entrada del tornillo más no de salida, lo que impide que el extremo del tornillo sobresalga. Normalmente, se utiliza como un elemento decorativo.

Tuerca Autoblocante: Es la tuerca más utilizada en la industria mecánica, su diseño es característico ya que presenta en uno de sus lados un aro de nylon, cuya función es asegurar la inmovilización de la tuerca.

Como habrás notado existe una gran variedad de tuercas en el mercado, cada una corresponde al tipo de tarea que se requiera desempeñar. Esperemos que con esta explicación, te resulte más sencillo distinguir, escoger y comprar las  tuercas que necesites.