¿Te interesaría rescatar a un negocio en dificultades? ¡En este artículo te mostraremos la forma en la que podrás darle un giro a las finanzas de tu empresa!

Revisa las finanzas: En caso de que la empresa tenga estados financieros, debes acercarte a un profesional -administrador o contador-, que te realice un diagnóstico de la situación de forma que puedas identificar la gravedad del mismo. En caso de que tu empresa tenga un desajuste financiero debes identificar las causas y determinar lo que puede efectuarse para reactivar el negocio.

En caso de que el negocio no esté generado dinero, debes hacer un presupuesto con la finalidad de recortar los costos. Ahora deshazte de todo lo que no uses y analiza la forma en que puedes reactivar las fuentes que generan los ingresos en el negocio. En el caso de las empresas de servicios, puedes pedir a los clientes que paguen la mitad -como mínimo- antes de iniciar el trabajo.

Identifica la raíz de los problemas: La forma más óptima de entender un tema es a través de las preguntas certeras e indicadas. Debes hacer una lista de todos los problemas que ha tenido el negocio, además de las preguntas que te ayudarán a llegar a la raíz.

Si, por ejemplo, tu negocio no es tan rentable como antes, algunas de las preguntas que debes plantearte son: ¿Los clientes se encuentran comprado a un precio más económico en otro sitio? ¿las ventas han disminuido? ¿Cambiaron los patrones de consumo? ¿Los costos subieron? ¿Los clientes están comprando a través del internet? ¿Por qué se dio este cambio?

Busca una segunda opinión -e ignora a los detractores-: Es muy valioso que puedas escuchar a otras personas, pero, siempre debes distinguir entre quienes opinan con buena intención y conocimiento, además de quienes desean hacerte sentir mal. Si tu negocio tiene problemas, debes buscar, en primer lugar, retroalimentación de personas confiables, que tengan reputación en los negocios -especialmente si es tu sector-.